La comunicación en tiempos del marketing digital

El volumen constante de información que invade a los usuarios a través de las diferentes plataformas digitales supone un reto continuo para las diferentes marcas: crear contenido de valor que impacte de manera positiva en el gusto de su público objetivo.

Los tiempos en los que la prioridad de la publicidad giraba en torno al incremento de ventas, quedaron atrás: los consumidores evolucionaron, y con ellos sus gustos, sus necesidades y sus demandas.  

Independientemente de los objetivos de marketing, es necesario conectar efectivamente con los usuarios, generar un vínculo que sume credibilidad y empatía a la marca. Para que esto sea posible se deben considerar algunos aspectos clave antes de definir la estrategia de contenido:

-       Público objetivo.- Definir y delimitar el público al que nos interesa llegar, cómo es y cómo vamos a dirigirnos a él.  

-       Intereses.- Identificar y analizar qué clase de contenido consume, qué medios le atraen, en qué celebridades confía y su fidelidad hacia ciertas marcas. 

-       Valor agregado.- Ofrecer información de valor para cubrir sus necesidades.  

-       Actualidad.- Investigar y abordar temas, noticias y tendencias actuales.

-       Formato.- Evaluar qué formatos son los más adecuados según lo que queramos comunicar (imágenes fijas, infografías, videos, carruseles, textos, gifs, etc.). 

-       Calidad.- De nada sirve que la información sea buena si descuidamos la redacción, la ortografía y la calidad de los materiales visuales y auditivos.

 Aunque no existe una fórmula secreta para tener éxito en las plataformas digitales, ya que éstas están en constante crecimiento y renovación, es importante tomar en cuenta lo anterior para lograr una estrategia más clara y ‘aterrizada’. Y, aunque aún es común que algunas marcas subestimen el poder de un buen contenido, lo cierto es que las plataformas digitales son herramientas muy rentables que pueden ayudarnos a construir o consolidar una marca de forma trascendental.

Por Mar Mendoza

Content Manager en Porter Novelli México

post_IN[1].png